Buscar
  • nacidosparaeducar

Educar es un acto de amor

Testimonio de Elba Aponte, maestra del colegio Cristo Rey. Carora. Venezuela.

Soy Elba Aponte, maestra del Colegio Cristo Rey y miembro de la fraternidad escolapia en Carora. Actualmente apoyo en el Proyecto Santa Dorotea y el movimiento Calasanz. Tengo 15 años al servicio de la educación y en comunión con el carisma escolapio. Desde mis 17 años inicié la gran aventura de apostar por la educación que transforma y genera compromiso con la sociedad. Ser parte de las Escuelas Pías me ha permitido crecer tanto en lo profesional como en lo personal. Sobre todo, se hace realidad mi vocación dentro de un carisma que tiene como finalidad educar para transformar la sociedad.



Mi vocación escolapia comienza en el año 2006. El sacramento de la confirmación me llevó a vivir procesos de profundización en la fe en comunidad, ser catequista y tener la experiencia de vida religiosa. A su vez, la vida de Calasanz, su visión al futuro y la plena convicción de encontrar en la educación la mejor manera de servir a Dios, me ayudó a ser consciente que, por medio de los encuentros grupales y actividades pedagógicas se puede ir sembrando las enseñanzas que nuestra sociedad necesita.

La crisis social, económica y política que vive Venezuela está vaciando nuestras escuelas para emigrar a otro país y trabajar en cualquier cosa para sobrevivir. Sin embargo, todavía existen maestros “héroes y heroínas sin capas” que se encuentran de pie por su vocación a pesar del salario bajo, del problema de agua en la ciudad, la pandemia, el transporte y la inflación que atravesamos a diario.

Por otra parte, dicha realidad me permite vivir una de mis convicciones que se resume bien en las palabras del Papa Francisco: “educar es un acto de amor” hacia las futuros generaciones. Del mismo modo, me permite soñar con una educación que transforme al niño y al joven desde dentro e impulse el liderazgo, el compromiso social, la cultura de la solidaridad, la defensa a sus valores sociales y culturales, el formarse con la intención de ocupar los futuros cargos sociales, con una meta planteada. Asimismo, sueño con una educación donde los docentes seamos reconocidos profesionalmente, con un sueldo digno por nuestra labor diaria, que exista la comunión entre estudiantes, padres y docentes. Sueño una escuela donde todos los niños tengan las mismas oportunidades de formarse con un maestro capacitado, preparado, con buenas infraestructuras y ambientes diseñados para tal fin.

Agradezco a la Escuela Pía la preocupación que tiene por cuidar a los maestros, niños y jóvenes. En mi tierra natal he encontrado una opción de vida que me permite ser feliz. Ser parte de esta gran familia me ayuda seguir de pie dentro de un aula de clases.


Agradecemos a todos los que, en este momento tan difícil para nuestro país, nos estáis apoyando. Vuestra solidaridad es una energía que nos ayuda a seguir adelante.






151 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo