Buscar
  • nacidosparaeducar

navidad en Venezuela

Llegó la Navidad al Palacio de Miraflores y a todo nuestro país, con la alegría y detalles que caracterizan esta época especial. En Venezuela vamos a tener unas navidades felices, llena de luces y colorido”, publicó el presidente de Venezuela en su cuenta de Twitter el 4 de octubre, con dos meses de antelación.


Como todos los años, prometió juguetes para los niños de la patria y bonos especiales para los trabajadores. A la crisis crónica que se vive en el país, se añaden los efectos económicos de la pandemia que ha producido aún más pobreza.


Aunque la pandemia sigue su ritmo, el gobierno ha flexibilizado las medidas de confinamiento y las escuelas abrieron el 25 de octubre con un mes de retraso que se unió a la campaña electoral para elecciones regionales y municipales. Seguirá la apertura durante el mes de diciembre, como un regalo especial de Navidad; una medida que da oxígeno a la maltrecha economía, pero que seguramente dejará muchos contagiados en enero, como ya pasó el año pasado. Pero no pasa nada, hay que celebrar la Navidad con fiesta y parranda para que le pueblo se olvide de las penurias que está pasando. Ya vendrán en enero los recortes y el confinamiento…


Bien conocen los gobernantes a su gente. “Pan y circo” era la divisa de los populistas del imperio romano, “bonos y parranda en Venezuela. Así que ¡Llegó la chavidad a todos! decreto de pago de bonificaciones de fin de año”. Este fue el mensaje del ministro de comunicaciones del difunto Hugo Chávez, allá por 2011 cuando el sistema económico comenzaba a colapsar. Años después, la estrategia de manejar políticamente la Navidad sigue.


Nadie pensaba por entonces que la crisis llegaría tan lejos y que cerca de seis millones de venezolanos tuvieran que emigrar en busca de un futuro mejor. Hace diez años, la gente confiaba en su larga tradición democrática, su fuerte clase media y sus enormes recursos naturales. Hoy se sienten decepcionados y con pocas esperanzas de cambio.


Pocos imaginaban que iban a pasar una Navidad donde el salario mínimo da para comprar un kilo de queso, donde hay que hacer colas de días para llenar el tanque de gasolina y donde ya no es posible hacer la compra semanal si no se tienen dólares en efectivo.


Si algo tienen los gobiernos populistas es la capacidad de manipular el sentimiento del pueblo para sus propios intereses políticos. Saben que la Navidad pertenece al pueblo y en ella se condensan todos los valores que han forjado lo bueno que tiene Venezuela.


Nadie está autorizado a vaciar de contenido la fiesta de Navidad para ponerla al servicio de intereses económicos o ideológicos. En Occidente celebramos esta fiesta para recordar el acontecimiento del nacimiento de Jesús, la irrupción de Dios en la historia humana: “la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1,14) . Jesús es la Palabra que da la Vida al mundo y que hace nuevas todas las cosas.


A pesar de todas las dificultades, los venezolanos celebran la Navidad con alegría y con la esperanza firme en Dios de que vendrán tiempos mejores. Me quedo con las celebraciones de aguinaldo que la gente sencilla celebra de madrugada, con las parrandas navideñas que visitan los hogares con sus villancicos, con los gestos de solidaridad con la gente más humilde. Me quedo con la verdadera Navidad.


Gracias a todos los que colaboran con las Escuelas Pías de Venezuela. Gracias porque vuestros gestos de solidaridad dan oxígeno a nuestra misión. El Dios de la paz os colme de bendiciones y os dé la paz.



Visita nuestra Web www.nacidosparaeducar.org y colabora para que nuestros maestros sigan educando en piedad y letras.

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo